Un país para comérselo en La 1

header_unpais

Puedes ver el video completo aquí: http://www.rtve.es/television/20101124/pais-para-comerselo-disfruta-una-santa-cena-avila/374540.shtml

Este texto ha sido obtenido de la página web de TVE como descripción del programa.

Imanol Arias y Juan Echanove tienen una cita con el misticismo y la buena mesa abulense esta semana en TVE. “Un país para comérselo” visita Ávila. Allí los actores disfrutan del paisaje, de un menú compuesto por judías del Barco, chuletón y yemas de Santa Teresa y del misticismo que impregna la tierra de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

Ávila, misticismo y buena mesa

header_unpais2En su viaje a Ávila en busca de misticismo y buena mesa, Imanol Arias y Juan Echanove se ven arrastrados por el espíritu de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz en un recorrido extraordinario, tanto exterior como interior. En la sierra de Gredos los actores practican la tirolina y hacen una excursión a caballo, mientras su compañero de viaje, Tonino Guitián busca ejemplares de la cabra hispánica.

En el apartado de dulzuras gastronómicas, brillan con luz propia las yemas de Santa Teresa, las de sus propios dedos. En ellos se encerraba toda su dulzura, toda su luz, todas sus ansias. Las yemas con las que sujetaba la pluma y escribía algunos de los versos más bellos, que escuchamos recitar a la actriz Concha Velasco, que interpretó a la santa en una serie de Televisión Española.

Y de la dulzura de las yemas a la intensidad de las judías del Barco, un vegetal originario de América que hizo su desembarco en Europa en el siglo XVI. Otro producto famoso de Ávila es el chuletón, y Tonino visita la finca donde se crían, seleccionan y cuidan los sementales de la raza avileña, las terneras nodrizas, terneros y añojos.

Ávila, paisaje amurallado

Ávila es un paisaje del alma. Su muralla nos habla de fronteras: las que delimitan lo terrenal con lo elevado, el apetito con la filosofía. Juan e Imanol se detienen a charlar y a practicar el tiro al arco con un grupo de caballeros medievales.

Después de investigar el cocido moragueño y el hornazo de Avila, los actores visitan la Universidad de la Mística, un centro de estudio para traductores y especialistas en obras de los místicos en general y de los abulenses en particular. Con su director, conversan sobre la posibilidad de encontrar un equilibrio entre la mística y el buen yantar, entre la austeridad y el placer.

“Un país para comérselo” termina con una cena entre Imanol Arias, Juan Echanove y Concha Velasco. Los tres comparten una agradable conversación sobre la mística, Santa Teresa, la madurez, España, el teatro y la vida.

About Administrador de Horcajo de la Ribera